¿Cómo lograr una excelente calidad de impresión en los tonos?

como-lograr-una-excelente-calidad-de-impresion-en-los-tonos

Para un diseñador el momento más esperado es al ver su trabajo terminado y pasar a la etapa de impresión, por ello elegir el lugar donde se irá a imprimir es importante por la calidad en los tonos del diseño.

Como Paperam te recordamos que debes cuidar hasta el más mínimo detalle de tu proyecto a la hora de llegar al último paso, la impresión, con el fin de obtener los acabados deseados. Recuerda que para muchos profesionales del diseño o fotografía las variaciones de color o aberraciones cromáticas son algunas de las cosas que debes de tener cuidado para lograr el resultado esperado.

Si quieres un excelente resultado en tus impresiones recuerda que debes tomar en cuenta la imagen de tu proyecto desde el momento que lo estás trabajando, ya que la pantalla de una computadora puede engañar los tonos que estás aplicando a tu diseño o a una imagen.

En la teoría del color encontramos que el esquema de color es la variedad de los colores y tonos que se pueden utilizar en un diseño. Un ejemplo claro es el acromático donde comúnmente se usa un fondo color blanco y el texto en color negro, que se establece predeterminadamente. La diferencia de la pantalla de una computadora está relacionada al esquema de color RGB y CMYK.

En este sentido el esquema de color llamado RGB, abreviatura de Red,Green, and Blue o en español Rojo, Verde y Azul, utiliza combinaciones de los colores que ya mencionamos anteriormente. En base al color rojo, verde y azul este esquema crea millones de otros posibles colores y combinaciones de los mismos en su mayoría con tonos fuertes. Cabe destacar que dicho esquema no se utiliza para la impresión de un diseño, más bien es usado para ordenadores o televisión. Esto quiere decir que si estás diseñando una pagina web, una tarjeta digital, o editando fotografías para redes sociales, cuando estés trabajando en Photoshop debes elegir el esquema de color RGB, para así obtener el tono esperado.

El otro  esquema  de color más común es el CMYK en el que se abrevian, Cyan, Magenta, Amarillo y Negro. Estos colores van mezclándose con diferentes porcentajes que permiten conseguir cualquier cantidad de tonos. Los porcentajes se trabajan desde un 0% que significa que no hay nada de color y el 100% que significa que se ha seleccionado por completo la cantidad de un color determinado. Esto quiere decir que si deseo imprimir algo en color rojo debo dar la opción del 100% en el programa a la hora de trabajar, pero si espero un tono no tan rojizo así es como se irá disminuyendo el porcentaje. La elección de los porcentajes tiene mucha influencia si hablamos de un trabajo en físico, o que queremos imprimir, por ello cuando se está trabajando un proyecto que esperamos palpar en papel, lo mejor es tener cuidado con elegir el esquema CMYK para obtener la calidad de impresión esperada.