Como cuidar un niño recién nacido a la hora del baño

Como cuidar un niño recién nacido a la hora del baño

Creo que una de las cosas que más nos preocupa cuando tenemos un recién nacido en casa es la hora de su baño, tengo dos pequeños en casa y esta era mi mayor preocupación, no encontraba la forma correcta de hacerlo y lo que más me angustiaba era que su ombligo no se fuera a mojar, por eso que los pediatras recomiendan que se debe tener mucho cuidado para que no les llegue alguna infección a su ombligo, esto fue en mi caso y por esta razón he creado este artículo para ayudarte un poco a contestar tus preguntas sobre como bañar a tu bebé con tan solo unos días de nacido.

  • El niño tiene que tener su propia bañera y deberá ser adecuada para su edad, en la bañera debes colocar una esponja especial que te ayude a sostener un poco sentadito a tu bebé y que no corra ningún riesgo, es recomendable que a la hora del baño tengas tus manos libres para que se te haga más fácil.
  • Se recomienda bañar al recién nacido en una habitación que no tenga corrientes de aire para evitar cualquier resfriado.
  • Para no hacerle cambio brusco de temperatura el agua tiene que estar un poco tibia, debes tener mucho cuidado porque no puede ser muy caliente ni helada. Coloca en un recipiente la cantidad suficiente de agua a temperatura ambiente y de preferencia que sea filtrada, luego poco a poco tienes que agregarle el agua caliente hasta que tenga la temperatura que deseas. Recuerda hacerlo con precaución.
  • Busca un jabón adecuado o pide a tu pediatra que te recomiende el que se adapte a la piel de tu bebé, en sus primeros días de nacido no es necesario que le coloques jabón todos los días, espera a que seque bien su ombligo para hacerlo más regularmente.
  • Para lavar su cabecita utiliza una esponja y comienza haciéndolo de adelante hacia atrás, de esta manera estarás protegiendo sus ojitos y un posible ahogamiento a la hora del baño, utiliza el champú un día de por medio.
  • Después del baño debes asegurarte que la zona de su ombligo haya quedado completamente seco, haciendo uso de un hisopo con alcohol limpia a su alrededor y cúbrelo con una gasa estéril.